AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

4 de agosto de 2017

EL “PERDÓN DE ASÍS”. INDULGENCIA DE LA PORCIÚNCULA. Entre el 1° y 2° de Agosto.

QUÉ ES EL “PERDÓN DE ASÍS”. INDULGENCIA DE LA PORCIÚNCULA.
«EL PERDÓN DE ASÍS»
San Francisco de Asís y sus primeros seguidores tuvieron como hogar la Porciúncula en Asís, Italia.
En ese lugar San Francisco pidió a Cristo, mediante la intercesión de la Reina de los Ángeles, el gran perdón o «Indulgencia de la Porciúncula».
Que luego fue confirmada por el Papa Honorio III a partir del 2 de agosto de 1216.
Allí murió San Francisco.
Benedicto XVI, del Ángelus del 2 de agosto de 2009
Queridos hermanos y hermanas:
Hoy contemplamos en san Francisco de Asís el ardiente amor por la salvación de las almas, que todo sacerdote debe alimentar constantemente: en efecto, hoy se celebra el llamado «Perdón de Asís», que obtuvo del Papa Honorio III en el año 1216, después de haber tenido una visión mientras se hallaba en oración en la pequeña iglesia de la Porciúncula. Apareciéndosele Jesús en su gloria, con la Virgen María a su derecha y muchos ángeles a su alrededor, le dijo que expresara un deseo, y Francisco imploró un «perdón amplio y generoso» para todos aquellos que, «arrepentidos y confesados», visitaran aquella iglesia. Recibida la aprobación pontificia, el santo no esperó ningún documento escrito, sino que corrió a Asís y, al llegar a la Porciúncula, anunció la gran noticia: «Hermanos míos, ¡quiero enviaros a todos al paraíso!». A partir de entonces, desde el mediodía del 1 de agosto hasta la medianoche del 2, se puede lucrar, con las condiciones habituales, la indulgencia plenaria también por los difuntos, visitando una iglesia parroquial o franciscana.
FRANCISCO 
"Hoy se recuerda el "perdón de Asís”. Es un fuerte reclamo a acercarse al Señor en el sacramento de la Misericordia y también para recibir la comunión. Hay personas que tienen miedo de acercarse a la confesión olvidando que en ella no encontramos un juez severo sino al Padre, inmensamente misericordioso”.
Pero, ¿qué es este "perdón de Asís” del que habla el Papa? Se trata de la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria durante los dos primeros días de agosto. 
San Francisco recibiendo el perdón de Asís, por F. Overbeck.
La tradición se remonta a 1216. El 1 de agosto, Cristo y la Virgen rodeados de ángeles se aparecieron a San Francisco de Asís en la capilla de Santa María de los Ángeles de Asís. En la aparición, el santo pidió a Dios que concediese la indulgencia a todos los peregrinos que visitaran la Iglesia dedicada a la Virgen bajo la advocación de Santa María de los Ángeles y Dios se lo concedió. 
Al día siguiente San Francisco fue a pedírselo al Papa Honorio III, quien aceptó y dio su aprobación. 
https://www.youtube.com/watch?v=T8A2aWkdYdE
Durante siglos la indulgencia solo pudo ganarse en la capilla de Santa María de los Ángeles, la Porciúncula, pero ahora existe la posibilidad de hacerlo en todas las iglesias franciscanas, y en todas las iglesias parroquiales de Asís.
Asís, la Basílica de San Franciscoy otros sitios franciscanos
UNESCO logo.svg Welterbe.svg

Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Italy location map.svg
PaísFlag of Italy.svg Italia
Eso sí, es necesario cumplir las condiciones: comulgar, confesarse y rezar por las intenciones del Papa.
Papa Francisco confesándose. Foto: L'Osservatore Romano.
PORCIÚNCULA
(en latín, Portiuncula; en italiano, Porziuncola) es una pequeña iglesia incluida dentro de la Basílica de Santa María de los Ángeles, en la frazione de Santa Maria degli Angeli (municipio de Asís), ubicada aproximadamente a 4 km de la capital municipal, en Umbría, Italia. Es el lugar donde comenzó el movimiento franciscano.
Vista lateral de la Porciúncula.
El nombre Porciúncula significa «pequeña porción de tierra» y fue mencionado por vez primera en un documento que data de1045, actualmente en los archivos de la Catedral de San Rufino, en Asís.
Con este nombre también se denomina a la indulgencia plenaria que pueden ganar los fieles católicos el 2 de agosto (u otro día que designe el ordinario local para aprovechamiento de los fieles).
La Porciúncula y la basílica de Santa María de los Ángeles, junto a otros lugares franciscanos de Asís, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000
SAN FRANCISCO: "HERMANOS, QUIERO ENVIAROS A TODOS AL PARAÍSO"
© Georges Jansoone
  • “Te pido que todos los que, arrepentidos y confesados, vengan a visitar esta iglesia, obtengan amplio y generoso perdón, con una completa remisión de todas las culpas”.
El corazón generoso de san Francisco no duda sobre la petición que le hizo a Cristo y a la Virgen, que se le aparecieron mientras estaba rezando en la Porziuncola. Fue una noche del año 1216, y el Salvador y su Santísima Madre refulgieron en la luz que ilumina de repente el altar, rodeados por un coro de Ángeles.
El pobrecillo de Asís, que se despoja de todo y se humilla en todo, no tiene dudas ante el papa Honorio III: Jesús mismo le pidió que se dirigiera a su vicario en la tierra, que en aquel momento se encontraba en Perugia.
“Lo que pides, oh fray Francisco, es grande – le había dicho el Señor en la visión de la Porziuncola – pero aún eres digno de cosas mayores y las tendrás. Acojo por tanto tu oración, con la condición de que tu pidas a mi vicario en la tierra, de mi parte, esta indulgencia”.
OCHO SIGLOS DE MISERICORDIA
A la pregunta del pontífice: “Francisco, ¿durante cuántos años quieres esta indulgencia?”, el santo respondió: “Padre Santo, no pido años, sino almas”. Y feliz, el de 2 agosto de 1216, junto a los obispos de Umbria, anuncia al pueblo reunido en la Porziuncola: “¡Hermanos, quiero enviaros a todos al Paraíso!”.
El relato de las Fuentes franciscanas ilustra con una viveza que los siglos no han oscurecido el origen del "Perdón de Asís ", una indulgencia plenaria que puede ser obtenida para uno mismo y para los difuntos, desde el mediodía del 1 de agosto hasta la medianoche del 2 de agosto por los fieles que observen algunas condiciones visitando una iglesia: confesarse, comulgar, rezar por las intenciones del papa, recitar el Credo y el Padrenuestro.
LA DEFENSA DE TEOBALDO
Según las Fuentes, Francisco, tras obtener la aprobación del pontífice – aunque sólo para un día al año – no perdió el tiempo en aplicarla. El propio papa, viéndolo irse sin dudar, le llamó de nuevo: "Oh simplón, ¿cómo te vas? ¿Qué te llevas contigo de esta indulgencia?".
Y el beato le respondió sin más: "Me es suficiente con vuestra palabra. Si es obra de Dios, Él debe manifestar su obra. De esto yo no quiero documento alguno; sino que la carta sean la bendita Virgen María, Cristo sea el notario, y los testigos, los ángeles”.
En Italia, es comúnmente conocida como “el perdón de Asís” o la “indulgencia de la Porciúncula”.
Un siglo después, el "Diploma de Teobaldo", fraile menor y obispo de Asís, el 10 de agosto de 1310 fijó formalmente los caracteres del complejo caso del "Perdón", empujado por la preocupación por las voces de sus detractores: 
  • "Con motivo de la maledicencia de algunos detractores que, animados por el celo de la envidia o quizás de la ignorancia, hablan contra la indulgencia de Santa María de los Ángeles en Asís, nos vemos obligados a poner en conocimiento de todos los fieles con la presente carta los modos y características de la indulgencia, y en qué circunstancias el beato Francisco, mientras vivía, la obtuvo del papa Honorio ".
El “perdón de Asís” dedicado a la paz en Tierra Santa
Durante muchos años, esta indulgencia particular podía lograrse sólo en la Porziuncola, pero con el paso del tiempo, la posibilidad se extendió a todas las iglesias franciscanas, y después a todas las iglesias parroquiales de Asís. Igualmente, el privilegio de la Porziuncola se extendió a todos los días del año.
La disciplina actual fue fijada por Pablo VI en la Carta ApostólicaSacrosancta Porziuncolae Ecclesia del 14 de julio de 1966, enviada por el Vicario general de la orden de los Frailes menores, fr Costantino Koser, con ocasión del 750° aniversario de la concesión de la indulgencia de la Porziuncola.
El Perdón de Asís: Indulgencia de la Porciúncula, Italia
UN FLUJO INCESANTE DE PEREGRINOS
En Asís inicia el 29 de julio el triduo de oración en preparación de la celebración del "Perdón", presidido por el obispo local, y el 1-2 agosto están previstas varias celebraciones presididas por cardenales, obispos y ministros generales de la Orden Franciscana.
También concluye ese día la tradicional Marcha Franciscana, una experiencia de camino y profundización espiritual, dirigida a jóvenes entre 17 y 30 años.
Se renueva así una tradición de peregrinación a la Porziuncola el 1-2 de agosto que ya comenzó enseguida después del gozoso anuncio de Francisco. Apenas setenta años después de la extraordinaria concesión a san Francisco, a pesar de la cautela para no encender envidias, se difundió en seguida, atrayendo a la Porziuncola muchedumbres cada vez más numerosas y desde lugares cada vez más alejados.
San Egidio, compañero de san Francisco, solía decir que “si el mundo supiera las gracias que se obtienen en este lugar, no sólo vendría gente de los alrededores, sino también desde los confines de la tierra; y no sólo los fieles, también los infieles”.
ACLARACIÓN HISTÓRICA
El origen de la Indulgencia de la Porciúncula es uno de los sucesos más discutidos en la vida de San Francisco. Las leyendas franciscanas del siglo XIII no hablan de ella; tampoco se publicó ningún diploma de la Cancillería romana referente a su concesión. Los enemigos de la Indulgencia apoyáronse en este silencio para negarle todo valor con argumentos teológicos y eclesiásticos, a los que contestó cumplidamente en 1279 el ardiente y genial pensador franciscano Pedro Juan Olivi. 
Los partidarios del Perdón fueron agrupando testimonios y referencias desde 1277 hasta 1310, poco más o menos, en que se fijó en sus rasgos esenciales la tradición histórica con el documento de fray Teobaldo, obispo de Asís. El suceso fue adornándose de elementos fantásticos maravillosos, que alcanzaron su plena evolución, después del relato de Michael Bernardi, en la narración del obispo de Asís, Conrado, en 1335.
No vamos a historiar las controversias que se han suscitado durante varios siglos hasta hoy. Dos años después de rechazar de plano los relatos de la tradición, Sabatier cambió totalmente de parecer; y fue el primero, entre los contemporáneos, que, planteando científicamente la cuestión sobre códices antiguos, publicó conclusiones definitivas a favor de la autenticidad histórica de la concesión de la Indulgencia por Honorio III a San Francisco. 
Los numerosos estudios publicados después de Sabatier han aportado poca luz sobre la materia; se limitan, en lo fundamental, a repetir sus argumentos. Solamente Fierens reanudó la labor de Sabatier con verdadera amplitud y espíritu científico, arribando por diversos caminos, con diferente coordinación de los códices manuscritos, a la misma conclusión definitiva: «El núcleo histórico de toda la floración legendaria de la Indulgencia de la Porciúncula se halla en la entrevista de San Francisco con el Papa Honorio III en Perusa, el año 1216».
LOS FUNDAMENTOS HISTÓRICOS DE LA AUTENTICIDAD SON
1.º Testimonio notariado de fray Benito de Arezzo y de su compañero fray Rainerio de Mariano de Arezzo, en 1277: afirman haber oído de fray Masseo de Marignano el relato de la concesión de la Indulgencia, siendo el mismo Masseo el que acompañó a San Francisco a Perusa cuando se presentó a Honorio III y consiguió de él esa gracia.
2.º Testimonio de Pedro Zalfani de haber asistido él mismo a la consagración de Santa María de la Porciúncula y oído predicar a San Francisco delante de siete obispos, anunciando a todo el pueblo la Indulgencia.
3.º Testimonio de Jacobo Coppoli de haber oído, delante de testigos que nombra, a fray León, compañero del Santo, afirmar firmemente la verdad histórica de la concesión.
Estos tres testimonios, con otros varios que dicen lo mismo, se funden en el relato del obispo Teobaldo, hacia 1310. Los partidarios de la autenticidad refuerzan su opinión con el testimonio del beato Francisco de Fabriano, quien asegura de sí mismo que fue a Asís en agosto de 1268 a lucrar el Perdón de la Porciúncula. Otro de los testimonios autenticados es el del beato Juan de Alverna, personaje celebérrimo de lasFlorecillas: su relato confirma el de fray Benito y fray Rainerio de Arezzo, aportando más testigos.
No podemos discutir aquí uno por uno todos los testimonios, su grado de veracidad y la coordinación de todas las narraciones en el relato tradicional de Teobaldo. La plena solución depende, en mi concepto, de que sean auténticos los documentos. 
Visión de San Francisco de Asís
Fierens rechaza los testimonios de Zalfani y de Coppoli, porque hablan de un suceso que juzga improbable, la consagración de la iglesia de la Porciúncula; le parece también sospechosa la atestación de fray Benito, porque depone con demasiada pompa y solemnidad y alude a los "secretos de la Orden", secreta Ordinis, que, dice, nunca existieron. Y se atiene al testimonio de fray Marino, sobrino de fray Masseo, y de Juan de Alverna, como las únicas exentas de sospecha. 
Lemmens, en cambio, sin mencionar siquiera a fray Marino y a fray Juan de Alverna, insiste en la veracidad de los testigos rechazados por Fierens. Yo creo que esto es desplazar la cuestión del verdadero terreno científico. En mi concepto, antes que la veracidad de los testigos y testimonios debe discutirse la autenticidad de los documentos. 
¿El testimonio de fray Benito y fray Rainerio se extendió verdaderamente ante notario el año 1277? ¿Este y los otros documentos fueron o no fabricados en las postrimerías del siglo XIII, para acallar las negaciones de los enemigos del Perdón? Ahí está para mí la más fuerte duda. Si los documentos son auténticos, no veo ninguna razón seria que permita dudar de la veracidad de su testimonio; se coordinan y completan mutuamente, y el relato tradicional del obispo Teobaldo adquiere firme consistencia histórica.
Porciúncula / Crédito: Wikipedia - Georges Jansoone (CC BY-SA 3.0)
Lo mismo debemos decir del testimonio de Francisco de Fabriano, que conocemos a través de Waddingo. ¿El analista transcribió fielmente la forma original del documento?
Algunos sostienen que la autenticidad histórica de los orígenes de la Indulgencia de la Porciúncula está firme y definitivamente consolidada. Permítasenos dudar de esa definitiva firmeza. Hay quienes la niegan redondamente; otros vacilan, como nosotros; otros muchos afirman su autenticidad. 
Visión de san Francisco de Asís
Sea como fuere, las gentes piadosas no deben confundir la autenticidad histórica con la autenticidad canónica, que ningún católico niega. No se olvide tampoco que este suceso es un mero episodio en la vida de San Francisco, que puede y debe ser discutido críticamente, sin que por eso disminuya en un ápice su grandeza. La gloria inmortal de la humilde ermita restaurada por el Santo permanece intacta.



[Luis de Sarasola, O.F.M., San Francisco de Asís.
Madrid, Ed. Cisneros, 1960, págs. 248-251 y 576-580; suprimidas aquí las notas que lleva el libro]
Fuente:
http://www.aleteia.org/es/religion/articulo/que-es-el-perdon-de-asis-5807176379531264?page=2
http://www.franciscanos.org/enciclopedia/indulgencia.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario