AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

4 de enero de 2017

VIRGEN DE TORRECIUDAD. Fiesta Domingo siguiente al 15 de Agosto.

Virgen de Torreciudad
UNA HISTORIA DE NUEVE SIGLOS
En la documentación medieval que se conserva se llama "Civitas" (topónimo del que derivó más tarde el de "Turris Civitatis", Torreciudad) al baluarte que los invasores musulmanes tenían para defenderse de los cristianos que desde el norte pugnaban por reconquistar las tierras que los árabes les habían arrebatado.
En 1084 los cristianos, terminada la reconquista de la zona, entronizaron la imagen de la Virgen en la ermita que se conserva todavía. Según la tradición, refrendada por estudios históricos, la talla de la Virgen de Torreciudad fue venerada con anterioridad a 1084.
A raíz de la dominación árabe fue escondida y posteriormente recuperada, cerca de la ermita, una vez reconquistada la zona por los cristianos.
En el siglo XVIII el historiador Faci escribió:
"Tiene la Santa Imagen su nombre por el sitio en que está su iglesia situada: su antigüedad es desde los tiempos de la reconquista de aquel Partido, que fue por los años 1083 o siguientes, por Nuestro Rey Don Sancho Ramírez (...). Ha sido grande su veneración desde que fue colocada en su antigua iglesia, y muchos los Milagros y favores que los devotos han experimentado en su intercesión. Es la Santa Imagen de madera: está sentada en una silla y tiene al Niño Jesús delante del pecho".
Santuario de Torreciudad
Con la conquista en el 1100 de Barbastro y alejada, por tanto, la frontera con los musulmanes, perdió Torreciudad la utilidad militar que había tenido durante una generación como atalaya y punta de lanza de la Reconquista. Entonces, afirma el historiador Durán Gudiol,
"Torreciudad fue perdiendo su población y la primacía sociopolítica en beneficio del vecino castillo y lugar de El Grado, pero subsistió la iglesia de Santa María como santuario preferido por los vecinos de la comarca, carácter que ha conservado desde los primeros tiempos de la Baja Edad Media hasta la actualidad".
Virgen de Torreciudad
A lo largo de nueve siglos, desde los días mismos de la Reconquista, se ha rendido culto de modo ininterrumpido a Nuestra Señora de Torreciudad en su ermita colgada a pico sobre los imponentes acantilados que dominan el cauce del río Cinca en el último tramo angosto que este río ha excavado para ganar las tierras llanas del Somontano de Barbastro, a unos 22 kilómetros al noroeste de esta localidad.
Virgen de Torreciudad
Durante tanto tiempo, generación tras generación, los pueblos de la comarca han mantenido viva la costumbre de acudir en peregrinación a este lugar para rezar ante la Virgen, confiarle sus alegrías y penas, pedir por sus necesidades y agradecerle favores y gracias. La devoción estaba arraigada en numerosas localidades de una zona bastante amplia, cuidando especialmente de la Virgen los vecinos de Secastilla, Bolturina, Ubiergo, La Puebla de Castro y El Grado.
El santuario de Torreciudad existe gracias al amor a la Virgen y la fe de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Es una historia, que muestra la generosidad de un hijo agradecido con su Madre del Cielo. A su corazón magnánimo se debe el impulso para la construcción del nuevo santuario. Y al esfuerzo ilusionado de muchas personas, su materialización para ofrecer una nueva casa a la Madre de Dios, lugar de peregrinación que promueve la paz en los hogares y en las almas.
Santuario de Torreciudad
Con el fin de organizar los trabajos y obtener los recursos necesarios para sacar adelante el proyecto, se constituyó el Patronato de Torreciudad, una asociación civil sin ánimo de lucro encargada de gestionar las obras.
Tras la inauguración del santuario, el Patronato se marcó como objetivo lograr su sostenimiento económico y promover peregrinaciones y actividades de atención al visitante. Fue declarado de utilidad pública por el Ministerio del Interior el 19 de junio de 2002, motivo por el que los donativos y ayudas que recibe tienen desgravación fiscal. Más información aquí.
La labor pastoral del santuario está encomendada a la Prelatura del Opus Dei, que asume la atención espiritual de los peregrinos y visitantes que así lo desean. En edificios anexos al santuario existen dos centros de formación social en los que se realizan durante todo el año actividades espirituales y culturales, organizadas por centros del Opus Dei de ciudades españolas y de todo el mundo. Torreciudad acoge a los participantes y facilita la dimensión espiritual de su estancia, sin intervenir en su programación ni en sus planes organizativos.
Santuario de Torreciudad
El santuario de Torreciudad está abierto a todo tipo de personas, de cualquier procedencia geográfica, social, cultural o religiosa. Y así lo demuestran los testimonios agradecidos de muchos visitantes que no son fieles de la Iglesia Católica, o que incluso manifiestan no tener creencias religiosas.
Torreciudad. El santuario está dedicado a la Virgen María. Su construcción fue promovida por San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei
LA CURACIÓN DE SAN JOSEMARÍA 
La historia de Torreciudad llega viva hasta nuestros días, y recogió a comienzos del siglo XX un nuevo capítulo, inserto plenamente en una tradición de siglos de fe cristiana y piedad mariana. Este episodio se halla íntimamente ligado a la vida del Fundador del Opus Dei, y en él se inscribe la construcción del nuevo santuario donde hoy se rinde culto a la Madre de Dios, bajo la advocación de Nuestra Señora de Torreciudad, Reina de los Ángeles.
Torreciudad. El santuario está dedicado a la Virgen María.
Este capítulo es también parte entrañable de la historia del Opus Dei, y se abrió en 1904, en Barbastro (Huesca, España). San Josemaría Escrivá de Balaguer, cuando apenas tenía dos años de edad, contrajo una grave enfermedad y fue desahuciado por los médicos. Éstos, perdida ya toda esperanza, anunciaron a los padres que al niño le quedaban pocas horas de vida.
San Josemaría Nace en Barbastro (Aragón). Hijo de José Escrivá y Corzán; y Dolores Albás Blanc.
En esos momentos de ansiedad, cuando los medios humanos ya nada podían, la madre, doña Dolores Albás, pidió confiadamente a Nuestra Señora de Torreciudad —por la que sentía gran devoción— el favor de la curación de su hijo, prometiéndole que, si se salvaba, lo llevaría a la ermita para ofrecerlo a la Virgen, en peregrinación de acción de gracias.
San Josemaría Escrivá de Balaguer
Nuestra Señora acogió su oración. La noche en que el médico había abandonado la casa la enfermedad hace crisis y comienza a remitir. Cuando a la mañana siguiente vuelve el doctor Camps y, en tono ya de condolencia, pregunta: —“Pepe, ¿a qué hora ha muerto el niño?”, los padres contestan con alegría: “No solo no ha muerto, sino que está perfectamente”. El alborozo fue grande en la casa, y el agradecimiento a la Virgen también. 
Si el visitante quiere contemplar el acierto de la ubicación del Santuario y la belleza del embalse, debería ascender hasta lo alto de la carretera
Los padres cumplieron puntualmente su promesa. No era fácil, por los caminos de entonces, llegar desde Barbastro a Torreciudad; y el viaje se hacía más incómodo, y hasta peligroso, en la última parte del recorrido, cuando había que seguir los vericuetos de un escarpado sendero que remontaba a media altura las empinadas laderas de la hoz del Cinca. 
San Josemaría Escrivá de Balaguer
La memoria de aquella romería permaneció viva en el hogar de los Escrivá, y allí, Josemaría oiría más tarde el relato de la aventura. Se le quedó muy grabada, y habría de recordarla a menudo: 
“Me trajeron mis padres —contaba—. Mi madre me llevó en sus brazos a la Virgen. Iba sentada en la caballería, no a la inglesa, sino en silla, como entonces se hacía, y pasó miedo porque era un camino muy malo”.
El Santuario de Torreciudad es un templo católico dedicado a la Virgen María que se encuentra en la provincia de Huesca muy cerca de los Pirineos.
TORRECIUDAD - A. Vazquez de Prada - Manuel Garrido - Joan Mayné
El primero de abril de 1970 el fundador del Opus Dei inició un viaje penitente a varios santuarios de España y Portugal. En Madrid, antes de empezar su peregrinación, tuvo una agradable sorpresa: ver la imagen de Nuestra Señora de Torreciudad, que acababan de reparar en un taller madrileño. 
Primer plano de la Virgen de Torreciudad y autógrafo que el fundador del Opus Dei escribió en el libro de firmas del santuarioLa única vez que se habían encontrado cara a cara fue en 1904, cuando, siendo niño el Fundador, sus padres le llevaron de Barbastro a la ermita de Torreciudad para ofrecerle a la Virgen, a raíz de su curación.
El templo y la explanada
El Fundador pidió perdón en voz alta por tan largo retraso. Sesenta y seis años hacía desde entonces: "¡Perdóname, Madre mía! Desde los dos años hasta los sesenta y ocho. ¡Qué poca cosa soy! Pero te quiero mucho, con toda mi alma. Me da mucha alegría venir a besarte y me da mucha alegría pensar en los miles de almas que te han venerado y han venido a decirte que te quieren, y en los miles de almas que vendrán.
San Josemaría Escrivá de Balaguer
Antes no me daba cuenta, pero ahora me pareces preciosa, ¡guapísima!, y siento la necesidad de decirte que te quiero. Perdóname, pero eres tan Madre que, al verte, en vez de agradecer tu cariño y tu protección, he comenzado por pedir: ya me entiendes. Y ahora te digo otra vez que te quiero con toda mi alma".
Virgen de Torreciudad
El 7 de abril, en el camino a Torreciudad, a la vista del paisaje se agolpaban en su memoria recuerdos de niñez. Un kilómetro antes de llegar a la ermita se quitó el fundador del Opus Dei zapatos y calcetines. Casi una hora caminó con el pequeño grupo de gente que le acompañaba, rezando el rosario. Luego el Padre se acercó a la explanada donde se llevaban a cabo las obras del futuro santuario.
Al borde de una vasta excavación, donde irá la cripta de los confesionarios, traza el signo de la Cruz con la mano.
Vista general del santuario de Torreciudad
Su deseo más ardiente es que muchas personas encuentren en Torreciudad, en el futuro, el don más precioso: la gracia divina.
"El amor grande que Dios tiene a su Madre, hará que allí resplandezcan también su omnipotencia y su misericordia. Nosotros le pediremos y buscaremos milagros en las almas: gracias que el Señor querrá dar a quienes acudan a venerar a su Madre Bendita en su Santuario. Esos son los milagros que deseo: la conversión y la paz para muchas almas".
Josemaría sólo tenía dos años cuando enfermó de gravedad. Una infección mortal, según el médico, que luchó día tras día, inútilmente, por salvar la vida del niño. El doctor, amigo del padre del pequeño, había dicho:
—De esta noche no pasa.
La torre es cilíndrica, de una altura de 14 m y un espesor rondando los dos metros. Su perímetro sur, donde se debió de situar en altura la puerta, está parcialmente desmoronado. Al interior se advierten retranqueos del muro para sustentar los pisos de madera. Debió tener un almacén, primera planta, la planta de la puerta, y quizá un sobrado; según la distribución al uso en la época. También queda un ventanal aspillerado en la planta primera, orientado al este
José Escrivá y su joven esposa, María Dolores Albás, que contemplaban anonadados el semblante de aquel hijo que se les moría, anegado en sudor y trémulo por la fiebre. Mientras su vida se apagaba, acudían a la intercesión de la Madre de Dios, sin perder la esperanza.
Doña Dolores había hecho una promesa: si la Virgen le curaba aquel hijo, ella misma lo llevaría en brazos hasta la ermita de Torreciudad, a la que se tenía mucha devoción en la comarca.
Óculo eucarístico en el Santuario
Los Escrivá cumplieron su promesa y llevaron al pequeño Josemaría en acción de gracias hasta la ermita de la Virgen, por el sendero estrecho que discurría entre las quebradas y los riscos del Cinca, muy cerca ya del Pirineo. Fue la primera visita del pequeño Josemaría a Torreciudad.
La antigua ermita y el Santuario de Torreciudad
Torreciudad se ha convertido en el último cuarto de siglo en un punto de encuentro para muchos romeros y peregrinos de un número creciente de países. Todas las razones humanas se reunían en ese lugar del Altoaragón para no hacer nada: la orografía, la falta de comunicaciones, la dureza del clima, el estado de la antigua ermita, con sus 70 metros de caída hasta el río Cinca... Sólo la fe y el amor del Fundador del Opus Dei a la Virgen pueden explicar lo que hoy es Torreciudad.
Al pie de la torre se halla la ermita de Torreciudad, origen medieval del actual santuario. Originaria de los siglos XI - XII, las reformas del XVII hacen irreconocible cualquier vestigio del templo primitivo.
La aventura del nuevo santuario —una aventura en un lugar que no figuraba ni en los mapas— comienza en abril de 1956, cuando san Josemaría Escrivá de Balaguer se interesa por el estado de la antigua ermita. Desde entonces y hasta el 24 de mayo de 1975, cuando visita y ve prácticamente terminado el nuevo santuario, reza, trabaja e impulsa su realización sin pausa. En esa fecha el sueño es ya realidad.
Sobre un acantilado de la orilla izquierda del Cinca hoy represado en el pantano de El Grado, verdadero y precioso lago artificial a mayor gloria de la obra, se eleva la ruinosa torre de la segunda mitad del XI, que da nombre al santuario situado en su proximidad
“No lo hagas pequeño, angosto: a Torreciudad vendrá mucha gente, aunque yo no lo veré”, dice desde el primer momento san Josemaría a Heliodoro Dols, arquitecto de Torreciudad, que va de susto en susto, pues no es fácil imaginar la presencia de multitudes en aquellas escarpaduras.
Retablo esculpido en alabastro por Joan Mayné, que representa distintas escenas de la Virgen María
El 7 de abril de 1970, en pleno arranque de las obras, el mismo Dols le escucha, también con sorpresa, cuando le ruega que instale un buen número de confesionarios: cuarenta hay actualmente. 
La crucifixión del Señor en el Santuario
El redescubridor de la llamada universal a la santidad la buscaba en lo ordinario, en los medios establecidos por la Iglesia, es decir, los sacramentos. Años después, será necesario utilizar más confesonarios en las grandes concentraciones, que alcanzan su cifra más alta hasta ahora —40.000 personas— el 24 de septiembre de 1994, con la coincidencia de la VI Jornada Mariana de la Familia —que preside el Obispo Prelado del Opus Dei— y el Año Internacional de la Familia.
Antiguo medallón y Virgen peregrina
Heliodoro Dols ha entrado, con Torreciudad, en las mejores páginas de la arquitectura religiosa del siglo XX, “pero en 1964, cuando recibí el encargo, —aclara con rubor— caí en la cuenta de que en la Escuela de Arquitectura no había una asignatura llamada Construcción de santuarios marianos”. Recuerda que, al mostrar los primeros planos, “muy pocos creían en el proyecto”. 
Vista de la fachada principal
Sus mismas previsiones iban alterándose: los dibujos de un restaurante y autoservicio en el recinto pasaron al archivo; un posible retablo ya existente dio paso a otro de nueva creación en alabastro, que, de la mano del escultor Joan Mayné, consigue que “con sólo mirarlo se haga oración”, tal como quería el Fundador del Opus Dei.
"Haz un retablo que con sólo mirarlo la gente ya haga oración", dijo san Josemaría al escultorEntre 1970 y 1975 un equipo armado de fe y profesionalidad levantó el santuario, con plena libertad, y con todas las sugerencias y ánimos que llegaban desde la residencia romana de san Josemaría, con el objeto de precisar especialmente lo referente al culto eucarístico y al mimo de la talla románica del siglo XI. Todo era poco para esta casa que se ofrecía a la Virgen: “Me da mucha alegría la devoción que se tiene a la Virgen en Fátima y en Lourdes; me llena de gozo que se honre con tanto amor a nuestra Madre del Cielo. También contribuiremos nosotros a que aumente este amor”, escribió san Josemaría.
Sobre un acantilado de la orilla izquierda del Cinca hoy represado en el pantano de El Grado, verdadero y precioso lago artificial a mayor gloria de la obra, se eleva la ruinosa torre de la segunda mitad del XI, que da nombre al santuario situado en su proximidad .
Se comunica visualmente con Samitier y esa debió de ser su verdadera función: Torre de vigilancia dado su modesto tamaño así como la ausencia de recinto fortificado. Al pie de la torre se halla la ermita de Torreciudad, origen medieval del actual santuario . Originaria de los siglos XI - XII, las reformas del XVII hacen irreconocible cualquier vestigio del templo primitivo.
EL NUEVO SANTUARIO
El conjunto —explanada, santuario y demás edificios— resulta una obra de arte arquitectónico de características singulares, que interpreta de modo muy creativo los elementos constructivos tradicionales en Aragón. La iglesia es de arquitectura sencilla y sobria, de una sola nave. En su construcción se ha utilizado el ladrillo visto.
El retablo es obra maestra, de trazos modernos con figuras tratadas con gran delicadeza y dignidad. Sobre el Óculo eucarístico, la Santísima Trinidad coronando a la Virgen. Debajo, Cristo clavado en la Cruz. A la izquierda, los desposorios de la Virgen con San José, la anunciación del Ángel a María y la visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel. 
Estatua de San Josemaría Escrivá de Balaguer, el fundador
Y a la derecha, el nacimiento de Jesús, la huida a Egipto y el taller de José. “Haz un retablo que con sólo verlo, con sólo mirarlo, la gente se quede extasiada y con eso sólo ya haga oración”. Mayné recuerda este consejo que le transmitieron de parte de san Josemaría Escrivá cuando comenzaba a trabajar. Afirma que “fue una premisa perfecta, maravillosa, me dio la pauta del retablo”.
Retablo del santuario que representa distintas escenas de la Virgen María. En el centro se encuentra la talla románica la Virgen con el Niño - 21/02/2011 | Montserrat Bruguera
Después de la beatificación del fundador del Opus Dei (mayo 1992), como agradecimiento y para facilitar el culto público, se colocó en el santuario una imagen de san Josemaría realizada por el mismo escultor del retablo. 
Interior del santuario
Está hecha en alabastro, a escala más grande del tamaño natural. Arrodillado, en actitud orante y revestido con capa pluvial, san Josemaría mira hacia el retablo. Desde ahí, parece seguir invitando a entregar la vida al Señor, con la ayuda de la Virgen. “Igual que el Fundador del Opus Dei promovió el santuario para llevarnos a Dios a través de la Virgen —explica Mayné—, ahora nos ayudará, nos acompañará con su mirada hacia el Señor por medio de su Madre”.
El actual santuario se inauguró el 7 de julio de 1975. Está construido con ladrillo y alabastro, materiales tradicionales de la zona - 21/02/2011 | Montserrat Bruguera
A la izquierda de la nave, en la Capilla del Santísimo, se venera una imagen de Cristo en la Cruz, fundida en bronce, obra del escultor italiano Pasquale Sciancalepore.
Retablo de la Virgen
Debajo del camarín de la Virgen hay un medallón que besan los peregrinos. En el mismo lugar se conserva la antigua imagen que era llevada por los pueblos para mantener la devoción de los fieles y recoger limosnas destinadas al culto.
Cristo en la Cruz, del escultor Pasquale Sciancalepore
En la Cripta, los confesonarios se distribuyen en tres capillas dedicadas a las advocaciones del Pilar, Loreto y Guadalupe, representadas en mosaico. La cripta cuenta además con una capilla dedicada a la Sagrada Familia, de planta circular, que contiene diversas escenas de Jesús, María y José. Una galería guarda, para la devoción de los visitantes, muchas de las réplicas de patronas marianas llegadas desde diversos puntos de España y desde otros países. Las galerías de los misterios del rosario, con las cerámicas de los quince misterios, obra de José Alzuet, facilitan el rezo de esta devoción mariana universal.
Galería de Advocaciones Marianas en el Santuario
Desde la explanada se puede llegar a la ermita por un camino que parte junto a la Oficina de Información. Este acceso está jalonado por catorce escenas de cerámica que representan los siete dolores y los siete gozos del Santo Patriarca, obra de Palmira Laguéns.
La ermita, restaurada en 1969, albergaba la imagen de la Virgen antes de su traslado al santuario, y es aun hoy entrañable punto de reunión para los devotos de la comarca, que celebran con frecuencia misas, bodas, aniversarios o retiros espirituales. 
Explanada junto al santuario
Desde siempre, el día de la fiesta de la Virgen, en agosto, la ermita suele ser insuficiente para acoger a los peregrinos, y quienes suben a celebrar la fiesta, en la que se reparte la caridad —torta y vino de la tierra— y se cantan los Gozos, forman largas y animadas colas. 
Presbiterio del templo
Completa el recinto un Vía Crucis que asciende entre rocas y olivos, con cerámicas de José Alzuet.
  • “Haz un retablo que con sólo verlo, con sólo mirarlo, la gente se quede extasiada y con eso sólo ya haga oración”. Mayné recuerda este consejo que le transmitieron de parte de san Josemaría Escrivá cuando comenzaba a trabajar. Afirma que “fue una premisa perfecta, maravillosa, me dio la pauta del retablo”.
“Igual que el Fundador del Opus Dei promovió el santuario para llevarnos a Dios a través de la Virgen —explica Mayné—, ahora nos ayudará, nos acompañará con su mirada hacia el Señor por medio de su Madre”.
El santuario tiene dos plantas, la nave principal que incluye un coro alto, y una cripta con cuatro capillas y confesonarios. El edificio queda enmarcado, además, por una explanada cerrada por arquerías - 21/02/2011 | Montserrat Bruguera
¿POR QUÉ LA VIRGEN DE TORRECIUDAD TIENE LA PIEL OSCURA?
-“Aquí pueden ver un ejemplar de Virgen negra, parecida a la de Montserrat en ese aspecto del color de la piel, que como muchas otras fueron la versión cristianizada de un culto antiguo, anterior al cristianismo. Bajo diversas formas se adoraba en ellas a una divinidad femenina, una especie de Diosa-Tierra, la Madre-Tierra”.
El nombre proviene de 'turris civitatis', una antigua torre de vigilancia de la época árabe, cuyas ruinas se encuentran muy cerca de la ermita original - 21/02/2011 | Montserrat Bruguera
El que decía esto se dirigía con voz alterada a un pequeño grupo de visitantes franceses que entendían el castellano. Estaban cerca de la imagen de la Virgen de Torreciudad que hay en el santuario junto al altar al aire libre. Con su extrema delgadez, una gran barba, un chaleco de pescador, pantalón de lona amarillo y sandalias, ofrecía una pintoresca imagen de guía “improvisado”.
Virgen de Torreciudad
-“Tendrían ustedes que leer –siguió aquel hombre– El enigma de la Vírgenes Negras, de J. Huynen, donde se explica muy bien el verdadero origen del color oscuro de estas tallas y su relación con las diosas de la fecundidad, como Isis, Cibeles y Artemisa”.
Afortunadamente, este era un grupo de fieles que conocían bien en qué consiste la verdadera veneración cristiana a la Madre de Dios, y siguieron su recorrido plácidamente sin hacer mucho caso de todo aquello.
Virgen de Torreciudad
-“¿Quieren que les explique por qué la Virgen de Torreciudad tiene la piel oscura?”, me ofrecí cuando se separaron de nuestro amigo, que en aquel momento estaba dirigiéndose a un auditorio imaginado en algún lugar del pantano.
Talla de la Virgen de Torreciudad, detalle del rostro
-“Eso sería muy bueno”, me contestó rápidamente una señora, “porque es muy curioso, lo hemos visto así en muchos lugares de Europa”.
-“Habrán oído una explicación con buena intención, que dice que el color oscuro de las vírgenes medievales es debido al humo de las velas”.
Retablo de alabastro
-“¡Sí!”, saltó un señor con aire académico, “pero hay muchas imágenes de la Virgen a las que se les ponen velas y no tienen la piel oscura. Además, las que la tienen, el tono es uniforme por toda la talla, y el humo negruzco daría un resultado irregular”.
-“Lleva usted razón”, -le contesté-. “Además, sería sorprendente que el deterioro fuera idéntico en tantos países, en una zona geográfica tan amplia y diversa. No, no es por el humo de las velas”.
-“¿Entonces…?”.
Talla de la Virgen de Torreciudad antes de la última restauración
-“En primer lugar, conviene saber que con la denominación vírgenes negras nos estamos refiriendo a imágenes cristianas de la Virgen María que la representan con la piel oscura o incluso completamente negra. Las representaciones modernas en las que se le da a Santa María un aspecto étnico negro (por ejemplo, la mayoría de las africanas), no entran en esta categoría.
Capilla del santísimo
En realidad, relacionar el negro con la tierra y su fertilidad, María con la adoración de piedras negras en distintas civilizaciones o la piel negra con los elementos secretamente estudiados por los alquimistas en las criptas de las catedrales son fantasías literarias con las que se pueden construir novelas, pero no verdades”.
Niño Jesús de la Virgen de Torreciudad, detalle del rostro
“De entrada, algo evidente es que la madera vieja, con el tiempo, adquiere un tono tostado. Pero la explicación real es que los escultores medievales, para cerrar los poros de la madera y poder pintar laencarnadura de la imagen (los ojos, los labios…) recubrían la escultura con una pasta parecida al albayalde que, aunque es blanca (como indica el inicio de su nombre, alba), con el paso de los siglos produce sulfuro de plomo negro. 
Entrada a la antigua ermita
También llamado blanco de plomo, este compuesto químico (carbonato básico de plomo) es un pigmento empleado tradicionalmente en pintura artística que tiende a oscurecer con el paso del tiempo. Por ejemplo, se ha observado un efecto parecido en los llamados manuscritos iluminados, que son libros antiguos con decoraciones dibujadas con oro, plata y otros materiales”.
Virgen de Torreciudad
Vi que mi grupo no estaba muy dispuesto a seguir aprendiendo química, así que decidí terminar mi intervención de una manera más sugestiva:
-“Pero el que mejor explicó todo esto, así me lo enseñó D. Javier, el rector de Torreciudad, fue un poeta y dramaturgo del Siglo de Oro español, Lope de Vega”.
-“¿Y qué dijo?”.
-“En una de sus obras de teatro, Los Porceles de Murcia, hay una escena en la que los personajes participan en una romería, y en un momento dado dice la Virgen:
Morenica me adoran cielos y tierra
porque del Sol de mis brazos estoy morena.
Tanto sol me ha dado de este Niño hermoso
que hasta el pecho amoroso tengo abrasado.
Todos me llaman blanca azucena
porque del Sol de mis brazos estoy morena”.
-“Con eso me quedo”, respondió un simpático viejecito.
Vista general del interior del templo
LA RUTA MARIANA: CAMINO DE FE, ARTE Y CULTURA
Los santuarios de El Pilar, Torreciudad, Lourdes, Meritxell y Montserrat constituyeron una asociación bajo la denominación “Ruta Mariana”, con el fin de “contribuir a la promoción y coordinar las actividades pastorales y la acción evangelizadora de los santuarios, así como dar a conocer a los peregrinos el conjunto histórico-artístico de las regiones y comarcas donde están enclavados dichos santuarios”, según recoge uno de los primeros puntos de los estatutos que regulan esta entidad. La consolidación de la Ruta Mariana como destino de turismo religioso se fomenta a través de diversas acciones de difusión y promoción entre profesionales del sector turístico (touroperadores, periodistas especializados, agencias de viajes...) que realiza la Secretaría Técnica de la asociación, gestionada por Aradex.

El origen de algunos de estos santuarios marianos se basa en las apariciones de la Virgen, mientras que otros cuentan con una larga tradición histórica y de veneración de fieles. Los cinco que integran la Ruta Mariana son destino de miles de peregrinaciones en las que se rinde devoción a la Virgen María, y se calcula que el conjunto llega a los 12 millones de visitantes al año. Cada santuario aporta matices distintos al mismo mensaje general que transmite siempre a los cristianos la Madre de Jesús: "Haced lo que Él os diga" (Evangelio de san Juan, 2, 5). Los peregrinos encuentran un lugar de oración y de profundización en la fe, al tiempo que viven la experiencia de la protección y el cariño de Santa María. Por su parte, las personas no creyentes aprecian la importancia cultural, social y religiosa de estos lugares.
Entre los atractivos que presenta esta Ruta Mariana destaca la riqueza del mensaje de cada uno de los lugares y las actividades que proponen a sus peregrinos. La iniciativa trata de aprovechar la gran vitalidad que tienen hoy los centros de peregrinación en Europa mediante la creación de una cartografía que favorezca el aumento de visitantes y permita conocer también las tradiciones, costumbres, gastronomía y patrimonio de las gentes y lugares que los acogen.

La Dirección General de Turismo del Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza, conscientes de la importancia de estos flujos de visitantes para la comunidad autónoma aragonesa y para su capital, decidieron establecer un Convenio de colaboración con la asociación “Ruta Mariana” para desarrollar el proyecto conjunto de promoción de la ruta. A estas instituciones se ha unido el Departamento de Producto y Nuevos Proyectos de Andorra Turismo, entidad oficial del Principado de Andorra, con la incorporación a comienzos de 2014 del santuario de Meritxell, que ha potenciado la internacionalidad del itinerario y ha completado en torno a los Pirineos los recorridos que pueden escoger visitantes y peregrinos.
Otros objetivos de la asociación Ruta Mariana son la coordinación de los responsables de la promoción turística de los distintos entornos, la conservación del medio ambiente armonizada con un desarrollo sostenible, la mejora de los establecimientos de hostelería radicados en la ruta y la elaboración de proyectos conjuntos que puedan recibir ayuda de las instituciones estatales y europeas. Como resultado de los esfuerzos de difusión se puede constatar una mayor presencia de la programación de la Ruta Mariana en los paquetes turísticos ofrecidos por las agencias de viajes, tanto nacionales como internacionales.
LA TORRE
Dentro de las alabanzas a María incluidas en las Letanías Lauretanas, se incluyen dos en las que se la compara a una torre, Turris Davidica y Turris eburnea: Torre de David y Torre de marfil. La oración más antigua dedicada a la Virgen que se conserva es la que comienza: Sub tuum praesidium confugimus Sancta Dei Genitrix… La traducción habitual al castellano dice: “Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita”. Pero una traducción más literal de praesidium sería “fortaleza”, “alcázar”. Ya los primeros cristianos acudían a la Virgen en busca de seguridad.
La torre es también –al margen de que sea un puesto de defensa en la ciudad– el lugar elevado donde el centinela puede saber, antes que nadie, quién se acerca. Así María, como torre, cumple con todos esos cometidos. Ciertamente fue la defensa del género humano, a través de la cual no pudo entrar el antiguo enemigo. Y, por otro lado, fue Ella la centinela que, antes que nadie, avistó el “sol de justicia”, Cristo, que venía desde el cielo a habitar en sus purísimas entrañas. La simbología de la torre alude, pues, por un lado, a la fortaleza y a la resistencia; por otro, lugar de vigilancia donde se divisa la llegada de la salvación.
Camino de los Dolores y Gozos de San José

https://www.youtube.com/watch?v=DNXiLMNsQHs
Fuente:
• GARRIDO, Manuel (1995): "Barbastro y el Beato Josemaría Escrivá", Excmo. Ayuntamiento de Barbastro.
• ORLANDIS, José (2003): "El Fundador del Opus Dei y Nuestra Señora de Torreciudad", en "Torreciudad", Rialp.
http://www.torreciudad.org/
http://www.sanjosemaria.es/articulo/torreciudad
https://secretosdetorreciudad.wordpress.com/2012/08/07/por-que-la-virgen-de-torreciudad-tiene-la-piel-oscura/
http://forosdelavirgen.org/34501/la-excelente-y-organizada-peregrinacion-al-santuario-de-torreciudad-en-huesca-espana/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario