AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS, FOTOS Y VÍDEOS SOBRE LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, COMENTARIOS DE ENCÍCLICAS, PENSAMIENTOS Y TEXTOS DE SANTOS, DIGNIDAD HUMANA, DERECHOS HUMANOS, HISTORIA, EDUCACIÓN, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS Y DE TODAS LAS ÉPOCAS.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

“Espíritu Santo, inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir, lo que debo hacer, como debo obrar, para el bien de los hombres, de la iglesia y el triunfo de Jesucristo”.

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

3 de abril de 2017

SAN LONGINOS, MÁRTIR. EL SOLDADO QUE ATRAVESÓ A JESÚS CON SU LANZA. Fiesta 15 de Marzo.

Estatua de Longino en la Basílica de San Pedro con la Santa LanzaSan longinos - escultura de mármol realizada por Bernini entre los años 1629 y 1638, y que se puede ver en el interior de la Basílica de San Pedro del Vaticano.
San Longinos o Longino de Cesarea fue, según algunas tradiciones cristianas, el soldado romano que traspasó el costado del cuerpo de Jesús con su lanza; conocida como La Santa Lanza. El individuo no tiene nombre en los evangelios que relatan el hecho, pero suele identificarse con el centurión que, ante la muerte de Jesús, exclamara: “En verdad este era el Hijo de Dios”. La leyenda de Longino se originó en la Baja Antigüedad y el Medievo, agregando datos sobre su vida, su nacimiento en Lanciano, Italia, conversión al cristianismo y su muerte, hasta llegar a ser considerado un santo por la Iglesia Católica y otras comuniones cristianas.
San Longino
SAN LONGINO
SU FIESTA: 15 DE MARZO (NO APARECE EN EL CALENDARIO LITÚRGICO ACTUAL).
El evangelio (San Marcos 15, 29) narra que un centurión traspasó con su lanza el Corazón de Jesús del que brotó sangre y agua. Según la tradición ese centurión se llama Longino y es de la ciudad de Lanciano.
En Lanciano se encuentra el gran Milagro Eucarístico en el que una Hostia no solo se convirtió en la Cuerpo y Sangre de Jesús como siempre ocurre, sino además ocurrió de manera visible y científicamente verificable
La estatua ecuestre de Longino del Bom Jesus do Monte, en el santuario de Tenões cerca de Braga, Portugal.
Según Ana C. Emmerich, Longino el centurión que le traspasó el Corazón de Nuestro Señor con la lanza, era un joven de mas o menos 25 años de edad, un poco débil y nervioso, que tenia problemas graves de la vista. La mayoría de los soldados se burlaban de el, al verlo tan débil físicamente.
El fue iluminado por la gracia de Dios, para sentir compasión de las santas mujeres que se encontraban presente al pie de la Cruz, que sufrían pensando que Jesús todavía estaba vivo sufriendo dolores espantosos. Longino quería mostrarles, que Jesús estaba realmente muerto, para que se tranquilizaran, y consolarlas un poco.
San Longino y su lanza a los pies de Nuestro Señor Resucitado.
Leyenda Dorada. Bx. Jacques de Voragine. R. de Monbaston. XIV.
Sin darse cuenta fue instrumento, para que la profecía se cumpliera. Busco una lanza que estaba cerca y con las dos manos la tomo, traspaso el Costado de Nuestro Señor. Llego a traspasar su Corazón físico, de tal manera, que según Ana C. Emmerich, la lanza Traspaso su Corazón hasta llegar al lado opuesto, izquierdo de Nuestro Señor.
Según los evangelios apócrifos, cuando Longino, saco la lanza del Costado de Nuestro Señor, una cantidad enorme de Agua y Sangre salió de El. Longino fue empapado por toda su cara y cuerpo de la Sangre y Agua de Nuestro Señor. Esto fue una gracia similar a la del Bautismo. Gracia y salvación entró en el alma de Longino. En este momento se arrodillo pidiendo perdón en público por sus pecados, proclamando que creía en la Divinidad de Jesús. Longino fue sanado de la enfermedad de sus ojos, y empezó a ver perfectamente. 
En la foto, la lanza sagrada mantenido en el Hofburg de Viena.
La Santísima Virgen lucía en su apariencia como si ella también fue traspasada. Según Ana C. Emmerich, el agua y la Sangre continuaban corriendo y tocando otras personas, y cayendo en rocas cercanas. La Santísima Virgen y María Magdalena recogieron la Sangre de Nuestro Señor en varias vasijas.
Aunque estos acontecimientos vienen de revelaciones privadas, podemos sacar mucho provecho de ellos, ya que no van en contra de la Tradición de la Iglesia.
Longino vio el Corazón traspasado de Jesús y fue sanado y convertido. Él dejó el ejército, se fue a Capadocia y fue martirizado por la fe. Ahora es conocido como San Longino.
Jesús es atravesado en un costado por la lanza de un soldado romano. Fray Angélico (c. 1440), Monasterio Dominico de San Marcos, Florencia.
ORÍGENES DE LA LEYENDA
El evangelio según Juan menciona que un soldado romano, entre los encargados por Pilato de la crucifixión de Jesús, clavó una lanza en el pecho del ajusticiado con el propósito, quizás, de confirmar su deceso. En efecto, en tanto a los otros dos condenados se les quebró las piernas para asegurar que muriesen, Jesús ya había muerto por lo cual; “uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua” (Jn. 19:34 versión Reina Valera 1960) Los evangelios sinópticos no registran este suceso, tampoco los apócrifos más antiguos que se conservan, si bien se menciona a un centurión que comenta el carácter de hijo de Dios del crucificado.
Copia muy exacta del hierro de la Santa Lanza El original se guardó en la Sainte-Chapelle. El hierro de la lanza sagrada. “Obviamente” fue desaparecido en las trágicas horas en que los bestiales
los revolucionarios profanaron todo lo que pudieron encontrar de santo. La copia está en el tesoro de los Habsburgo. Viena.
En el escrito apócrifo conocido como Evangelio de Nicodemo, unido a las (también apócrifas) Actas de Pilato, aparece por primera vez el nombre de Longino. La escritora Sabina Baring Gould comenta, a propósito del tema, que “El nombre de Longino no aparece en autores griegos anteriores al Patriarca Germano, en 715”.2 Es casi seguro que el nombre sea una latinización del griego λόγχη (lonjé), la palabra utilizada por el texto de Juan y apareció por primera vez un manuscrito iluminado de la Crucifixión detrás de un lancero. Dicho manuscrito, una versión siríaca del Evangelio según Juan ilustrada por un tal Rabulas, data del 586 y se conserva en la Biblioteca Laurenciana de Florencia; allí se lee en letras griegas la palabra Longinos escrita tal vez en la misma época en que se realizó la figura.3
Versiones posteriores de la leyenda de Longino aseguran que tenía problemas de visión, y que al contacto con la sangre del Salvador empezó a ver perfectamente. También dicen que ayudó a lavar el cuerpo de Jesús después del descenso de la Cruz.
San Longinos, Mártir
El destino de Longino no es seguro, pero se lo veneró como mártir, fijando su muerte en la localidad de Gabbala, Capadocia. Su cuerpo pasaba por haber sido hallado en Mantua, Italia, en el año 1303, junto con la Santa Esponja empapada de la sangre de Cristo; se le atribuía, extendiendo su papel en el Gólgota, el haber acercado dicha esponja a los labios sedientos del Redentor. La reliquia favoreció su culto en el siglo XIII enlazándose con los romances del Grial y las tradiciones locales de milagros eucarísticos, constuyéndose una capilla consagrada a San Longino y la Santa Sangre en la iglesia del monasterio bendictino de Santa Andrea, bajo el patronato de los Bonacolsi.4 5
El Sagrado Corazón traspasado por la santa lanza.
En cuanto a las reliquias, fueron divididas a diversos lugares de Europa, Praga entre ellos, y el cuerpo llevado a la iglesia de San Agustín, en la Ciudad del Vaticano. Sin embargo también en Cerdeña se creía poseer el cuerpo del centurión romano que confesara la divinidad de Jesús.
Durante la Edad Media, y en tiempos posteriores, la lanza de Longino fue un objeto de profundo interés, se la relacionó con las leyendas del Santo Grial y se especuló con sus poderes ocultos; algunos la llamaron, por ello, La lanza del Destino.
Miniatura de la Crucifixión, Evangelios de Rábula.
VENERACIÓN
La Iglesia Católica, la Ortodoxa Oriental y la Armenia veneran a Longino como mártir. En el Martirologio Romano se lee: Día 16 de octubre; En Jerusalén, conmemoración de San Longino, quien es venerado como el soldado que abrió el costado del Señor crucificado con una lanza.6 No se mencionan ni lugar del martirio, ni fecha. Los armenios lo conmemoran el día 22 de octubre.7 En la basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano se halla una estatua de Longino esculpida por Bernini. En la misma basílica se conserva el fragmento de una punta de hierro que, según se asegura, pertenece a la Santa Lanza.

La lanza que utilizó Longinos para atravesar el corazón de Jesús se convertiría luego en una reliquia muy famosa.
.
Rebautizada como La lanza del Destino fue decisiva en la conquista de Jerusalén en la Primera Cruzada.
.
Y luego afanosamente buscada y conseguida por el círculo esotérico de Hitler.
.
Porque creían que tenía un poder sobrenatural.
.
Y cuando obtuvieron la reliquia tras la invasión a Austria, fue cuando el Tercer Reich se sintió seguro para invadir toda Europa.

Su fiesta es el 15 de Marzo pero no aparece en el calendario litúrgico actual.
Lanza Sagrada de Echmiadzin, Armenia.
LA VISIÓN DE ANA CATALINA EMMERICH
Según una visión de Ana C. Emmerich, Longinos el centurión que le traspasó el Corazón de Nuestro Señor con la lanza, era un joven de mas o menos 25 años de edad. Un poco débil y nervioso, que tenia problemas graves de la vista. La mayoría de los soldados se burlaban de el, al verlo tan débil físicamente.
Ilustración de Ademaro de Monteil en la que se narra cómo se porta la lanza sagrada.
Ana Catalina Emmerich era una religiosa Alemana de la Orden de San Agustín, que vivió entre ( 1774-1824) fue favorecida por nuestro Señor Jesús, con varios dones místicos, entre ellos, visiones, estigmatización, locución, éxtasis, etc. En los últimos años de su vida se sustentaba solamente de la Santa Eucaristía.
Nuestro Señor la invito a unirse mas íntimamente a El, permitiendo que ella participara de los sufrimientos de su pasión, siendo un alma víctima.
En la foto, la lanza sagrada mantenido en el Hofburg de Viena.
El alma víctima se ofrece a sufrir en reparación por los pecados de otros, y de si misma, cargan sobre si los sufrimientos de otros, y la consecuencia del pecado en el mundo. Se ofrecen en reparación, en expiación a Nuestro Señor por tantas ofensas, sacrilegios, desprecios, y por la conversión de los pecadores.
En las ultimas décadas, hemos presenciado un aumento de almas víctimas, alrededor del mundo, personas que ofrecen su vida en reparación, aceptando sufrimientos enormes por amor al Señor y a las almas. Pues mientras mas oscuridad existe en el mundo, hay mas necesidad de la Gracia de Dios.
Oratorio de San Longinos. Roundhouse. Praga
Según Anne Emmerich, en una de las revelaciones que tuvo, nos cuenta que Longino el centurión que le traspasó el Corazón de Nuestro Señor con la lanza, era un joven de mas o menos 25 años de edad, un poco débil y nervioso, que tenia problemas graves de la vista. La mayoría de los soldados se burlaban de el, al verlo tan débil físicamente.
El fue iluminado por la Gracia de Dios, para sentir compasión de las santas mujeres que se encontraban presente al pie de la Cruz, que sufrían pensando que Jesús todavía estaba vivo sufriendo dolores espantosos. Longino quería mostrarles, que Jesús estaba realmente muerto, para que se tranquilizaran, y consolarlas un poco.
San Longinos
Sin darse cuenta fue instrumento, para que la profecía se cumpliera. Busco una lanza que estaba cerca y con las dos manos la tomo, traspaso el Costado de Nuestro Señor. Llego a traspasar Su Corazón físico, de tal manera, que según Anne Emmerich, la lanza Traspaso Su Corazón hasta llegar al lado opuesto, izquierdo de Nuestro Señor.
Según los evangelios apócrifos, cuando Longino, saco la lanza del Costado de Nuestro Señor, una cantidad enorme de Agua y Sangre salió de El. Longino fue empapado por toda su cara y cuerpo de la Sangre y Agua de Nuestro Señor.
Esto fue una gracia similar a la del Bautismo. Gracia y salvación entró en el alma de Longino. En este momento se arrodillo pidiendo perdón en público por sus pecados, proclamando que creía en la Divinidad de Jesús. Longino fue sanado de la enfermedad de sus ojos, y empezó a ver perfectamente. 
San Longinos
La Santísima Virgen lucía en su apariencia como si ella también fue traspasada. Según Anne C. Emmerich, el agua y la Sangre continuaban corriendo y tocando otras personas, y cayendo en rocas cercanas. La Santísima Virgen y María Magdalena recogieron la Sangre de Nuestro Señor en varias vasijas. Aunque estos acontecimientos vienen de revelaciones privadas, podemos sacar mucho provecho de ellos, ya que no van en contra de la Tradición de la Iglesia.
Longino vio el Corazón traspasado de Jesús y fue sanado y convertido. Él dejó el ejército, se fue a Capadocia y fue martirizado por la fe. Ahora es conocido como San Longino.

Según los evangelios apócrifos, cuando Longinos, saco la lanza del Costado de Nuestro Señor, una cantidad enorme de Agua y Sangre salió de Él.
.
Longinos fue empapado en toda su cara y cuerpo por la Sangre y Agua de Nuestro Señor.
.
Esto fue una gracia similar a la del Bautismo.

Gracia y salvación entró en el alma de Longinos.
.
En este momento se arrodillo pidiendo perdón en público por sus pecados, proclamando que creía en la Divinidad de Jesús.
.
Longinos fue sanado de la enfermedad de sus ojos, y empezó a ver perfectamente.

La Santísima Virgen lucía en su apariencia como si ella también hubiera sido traspasada.
Según Ana C. Emmerich, el agua y la Sangre continuaban corriendo y tocando a otras personas, y cayendo en rocas cercanas. La Santísima Virgen y María Magdalena recogieron la Sangre de Nuestro Señor en varias vasijas.
Aunque estos acontecimientos vienen de revelaciones privadas, podemos sacar mucho provecho de ellos, ya que no van en contra de la Tradición de la Iglesia.
LA CONVERSIÓN Y MARTIRIO DE SAN LONGINOS
Longinos, que vio el Corazón traspasado de Jesús, fue sanado y convertido. Él dejó el ejército, se fue a Capadocia y fue martirizado por la fe. Ahora es conocido como San Longinos.

Poco después de los hechos ocurridos en el Gólgota, San Longinos jugaría un papel importante en ayudar a establecer la veracidad de la resurrección de Cristo.

Esto fue Después de que los ancianos de los judíos que habían ordenado la muerte del Santo Redentor, sobornaron a varios soldados para difundir la falsa noticia de que los discípulos del Salvador habían robado su cuerpo bajo cubierta de la oscuridad. San Longinos arruinó su siniestro plan, al negarse a ser sobornado. También insistió en decirle al mundo la verdadera historia de cómo el cuerpo de Cristo había resucitado en la gloria de la Resurrección.
Después de saber que el soldado romano no quería formar parte de su conspiración o su dinero, los Judíos decidieron confiar en su táctica habitual: ellos simplemente asesinarían a este centurión. Pero el soldado era un hombre de coraje e integridad, y tan pronto como se enteró del complot en su contra, se quitó el uniforme militar, se sometió al bautismo con varios compañeros de armas y luego se fue a Capadocia, donde pasó muchas horas en intensidad de oración y ayuno riguroso.

En respuesta a la piedad convincente del ex centurión, muchos paganos de la región también se convirtieron al Evangelio y se les realizó el bautismo como resultado.
San Longinos vivía y se movía entre ellos libremente durante un tiempo, luego con el tiempo volvió a casa para vivir en la finca de su padre.
Pero los Judíos no habían terminado con él – y sus mentiras pronto provocaron que Poncio Pilato, el gobernador romano de Judea en tiempos del emperador Tiberio César, emitiera una orden draconiana a sus tropas: ¡Encuentren a este centurión renegado y decapítenlo inmediatamente!
Bernini. San Longinos
Una vez más, sin embargo, el ingenioso San Longinos corrió a la carretera, y saludó a sus adversarios como amigos. Sin hacerles saber quién era él, los invitó a su propia residencia.
Él les dio de comer espléndidamente, y cuando se quedaron dormidos, se preparó para su ejecución en la oración durante toda la noche y luego se vistió con ropa impecablemente blanco, un atuendo de entierro.
Cuando se acercó el amanecer, señaló a sus leales compañeros y les dio instrucciones para enterrarlo en la cima de una colina cercana.
Entonces el mártir se acercó a los soldados los despertó y les reveló su verdadera identidad; “soy Longinos, el hombre que buscan”
Sorprendidos y mortificados por la honestidad de su anfitrión, los romanos perdieron por completo el equilibrio – ¿cómo iban a decapitar a un hombre de carácter tan noble?
Pero incluso mientras protestaban contra la ejecución,

Longinos insistió en que debían llevar a cabo sus órdenes para poner fin a su vida.
.
Al final, San Longinos y los dos compañeros de armas que habían estado con él al pie de la cruz fueron llevados a Jerusalén y decapitados.
.
Y el destino del centurión como un mártir de Jesucristo se cumplió.

Suspirando tristemente por la tragedia que habían sido obligados a actuar, el pelotón de ejecución llevó la cabeza Longinos a Pilato, quien de inmediato la envió a los Judíos.
Ellos la tiraron sobre un montón de estiércol fuera de Jerusalén.
San Longinos estaba muerto pero había nacido la leyenda que seguiría a este guerrero valeroso. El poder de esas leyendas se puede ver en otra historia que ha persistido a través del tiempo.

Según el relato, una mujer ciega que estaba visitando Jerusalén para rezar en sus lugares sagrados experimentó un misterioso sueño en el que San Longinos apareció y le dijo dónde encontrar su cabeza, que ella debía enterrar.
.
La ciega obedeció al instante, y  encontró una guía para llevarla a un montón de estiércol.
.
Allí se encontró la cabeza del santo y reverentemente lo transportó de regreso a su tierra natal de Capadocia para el entierro.

DOS HECHOS SOBRENATURALES ATRIBUIDOS A LA LANZA DE LONGINOS 
EN LA PRIMERA CRUZADA
Durante la Primera Cruzada los Cruzados tomaron Antioquía, pero un gran ejército de socorro musulman llegó a las puertas. Y los sitiadores eran ahora los sitiados. La lucha por Antioquía había sido costosa, y la moral era baja. Con la llegada del ejército de socorro musulmán, muchos creyeron que era el final de la Cruzada, pero Dios intervino (como lo había hecho durante toda la campaña).

La moral fue restaurada cuando la reliquia de la Santa Lanza (la punta de la lanza usada por San Longinos para perforar el lado del Señor el Viernes Santo) fue descubierta en una iglesia.

Envalentonados por el hallazgo de la reliquia, los cruzados lanzaron una ofensiva sorpresa que derrotó al ejército de socorro musulmán. Los veteranos de la batalla recuerdan haber visto ángeles y los espíritus de los muertos cruzados a caballo en combate con los vivos.
Los cruzados estaban exhaustos y pasaron los siguientes meses descansando y preparándose para la marcha sobre Jerusalén . El remanente de 12.000 hombres de los ejércitos de la Primera Cruzada llegó a las murallas de la ciudad de Jerusalén el 7 de junio de 1099.
San Longinos
Su primer ataque fracasó pero diez días después, el Señor proveyó una vez más, cuando seis barcos genoveses e ingleses navegaron hacia la ciudad portuaria de Jaffa, llevando provisiones y madera para la construcción de máquinas de asedio.
Al comenzar ese trabajo, un sacerdote llamado Pedro Desiderio conmocionó a los cruzados con el anuncio de que había visto una visión del obispo Adhemar, el delegado papal que había muerto poco después de la victoria final en Antioquía.
Longinos atravesó el costado de Cristo (Biblioteca Laurentina - Florencia - Italia)
Según el sacerdote, Adhemar indicó que la Ciudad Santa sólo podría caer con una muestra de penitencia. Exigió ayunar durante tres días y luego procesionar descalzos y sin armas en torno a Jerusalén. Un ayuno fue proclamado el 8 de julio  de 1099 y los cristianos procesionaron con una hostia consagrada con oraciones y cantos alrededor de la Ciudad Santa y llevando reliquias, incluyendo la Santa Lanza de Longinos.
Una semana de asedio después, el 15 de julio  de 1099, en la Fiesta de la dispersión de los Apóstoles, los cruzados lograron su objetivo final y entraron en la Ciudad Santa de Jerusalén.
Detalle de la Inscripción de La Lanza de Viena.
LA IMPORTANCIA DE LA LANZA PARA HITLER
La Ahnenerbe (Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana) tenía entre sus objetivos la Lanza del Destino, con la que el centurión romano Cayo Casio Longinos hirió en el costado a Cristo.
Existían cuatro lanzas, pero los nazis creían que la que se encontraba en el Museo Hofburg de Viena era la auténtica. Hitler anhelaba la posesión de la Lanza del Destino.
No sólo Hitler, sino todos los ocultistas le atribuyen un gran poder a esta Lanza de Longino.

Supuestamente, el líder que la poseyera y entendiera los poderes que emanaba, sostenía el destino del mundo en sus manos para bien o mal.
.
Se suponía que otorgaba la victoria por siempre a su poseedor, y la derrota y muerte a quien la perdiera.

Uno de los primeros actos oficiales de Hitler, una vez que anexó a Austria, fue el ir en carro a Viena en una procesión, llegó al museo, y tomó posesión física de la Lanza del Destino.
Hitler creyó que él poseía el poder para sobreponerse a todas las posibilidades y conquistar el mundo.
Pero horas antes de que el «führer» se suicidase en su búnker berlinés, soldados estadounidenses habían logrado hacerse con la Lanza de Longinos o del Destino.
DONDE SE ENCUENTRA LA LANZA DE LONGINOS
Hay cuatro lanzas que se dicen la de Longinos.
EN ROMA
Una Santa Lanza en Roma se conserva bajo la cúpula de la Basílica de San Pedro, aunque la Iglesia Católica no pretende formalmente su autenticidad.
La primera referencia histórica a la lanza fue hecho por el peregrino Antonino de Piacenza (Dc 570) en sus descripciones de los lugares santos de Jerusalén, escribiendo que él vio en la Basílica de Monte Sión “la corona de espinas con la que Nuestro Señor fue coronado y la lanza con que fue golpeado en la cara”.
Una mención de la lanza se produce en el llamado Breviarius en la Iglesia del Santo Sepulcro.
La presencia en Jerusalén de la reliquia es atestiguada por Casiodoro (Dc 485-585), así como por Gregorio de Tours (Dc 538-594), que no había sido realmente a Jerusalén.
Rotonda de san Longino (Rotunda sv. Longina)
Se construyó a principios del siglo XII, y es la más pequeña, y la segunda más vieja de las tres rotondas románicas conservadas en Praga. En el siglo XVII se amplió, adosándosele una nave barroca alargada. Actualmente, sirve a la orden de san Lázaro y a la iglesia de rito bizantino, a lo que se corresponde su decoración litúrgica interior.
EN VIENA
La Santa Lanza en Viena se muestra en el Tesoro Imperial en el Palacio de Hofburg en Viena, Austria.
En el siglo X, el Sacro Imperio Romano entró en posesión de la lanza, según fuentes de la época de Otón I (Dc 912-973).
En 1000, Otto III dio a Boleslao I de Polonia una réplica de la Santa Lanza en el Congreso de Gniezno.
Rotonda de san Longino (Rotunda sv. Longina)
Se construyó a principios del siglo XII, y es la más pequeña, y la segunda más vieja de las tres rotondas románicas conservadas en Praga. En el siglo XVII se amplió, adosándosele una nave barroca alargada. Actualmente, sirve a la orden de san Lázaro y a la iglesia de rito bizantino, a lo que se corresponde su decoración litúrgica interior.
EN ARMENIA
La Santa Lanza de Echmiadzin se conserva en Vagharshapat, Armenia (Echmiadzin), la capital religiosa del país.
La primera fuente que menciona es un texto Sagradas Reliquias de Nuestro Señor Jesucristo, en un manuscrito armenio del siglo XIII.
Según este texto, la lanza que atravesó Jesús habría sido llevada a Armenia por el apóstol Tadeo.
El manuscrito no especifica con precisión donde se mantuvo, pero la Santa Lanza da una descripción que coincide exactamente con la lanza.
Desde el siglo XIII, está en el Monasterio Geghardavank (Monasterio de la Santa Lanza).
EN ANTIOQUÍA
En 1098 durante el Asedio de Antioquía del que hablamos antes, un pobre monje llamado Pedro Bartolomé informó que tuvo una visión en la que San Andrés quien le dijo que la Santa Lanza fue enterrada en la iglesia de San Pedro en Antioquía. Después de mucho cavar en la catedral aparentemente descubrió una lanza.
A pesar de las dudas de muchos, incluyendo del delegado papal Adhemar, el descubrimiento de la Santa Lanza de Antioquía inspiró los cruzados para romper el sitio y asegurar la ciudad, y luego tomar Jerusalén.
Lanza de Viena expuesta en el Museo Schatzkammer.
SAN LONGINOS EN LA LITERATURA EL CINE Y OTROS MEDIOS
La figura de Longino ha sido muy atractiva para los medios masivos del siglo XX.
Louis de Wohl, conocido por sus "novelas biográficas" de santos y otras personalidades religiosas, dedica una novela entera, La lanza, a Casio Longino, el legionario que clavó su lanza en el costado de Cristo. La novela habla de su vida antes y después del acontecimiento.
Leonard Wibberley retrata a Longino en El centurión (1966) como un veterano de las campañas en Gran Bretaña que busca la ayuda de Jesús cuando su criado cae enfermo de muerte.
Longinos atravesó el costado de Cristo (Biblioteca Laurentina - Florencia - Italia)
Longino es el protagonista, con el nombre de Casca Longinus, de una serie de novelas de Barry Sadler publicadas a partir de 1979. Casca es el soldado que asestó una lanzada a Jesús y, por ello, fue condenado a vagar eternamente por la Tierra hasta la Parusía. Este trasfondo permite que el personaje, siempre un soldado, viva aventuras a lo largo de la historia.
En la película de Irving Pichel de 1939, El gran mandamiento, el actor Albert Dekker protagoniza a un oficial romano que escolta a un recaudador de impuestos de Judea, más tarde se convierte al cristianismo tras haber visto a Jesús en el Gólgota.
George Stevens, en La más grande historia jamás contada (1965) identifica a Longino con el centurión que confiesa la divinidad de Cristo crucificado, el cameo estuvo a cargo de John Wayne.
El séptimo signo es una película de 1988 que incorpora elementos de la leyenda de Longino y de la del judío errante.8
Longinos atravesó el costado de Cristo
En la efímera serie Roar, interpretada por Heath Ledger, Longinus es el nombre de un mago, que es también conocido por ser el romano que hirió a Cristo en la cruz, quien es condenado a vagar por la tierra, incapaz de morir hasta que encuentre la Lanza del Destino, oculta en algún lugar de Irlanda.
En la serie de animé japonés de 1997 Evangelion se hace referencia a la Lanza de Longinus. En la trama la misma es la encargada de traspasar la unidad mecha del Eva 01 pilotada por Shinji Ikari como proceso para la instrumentalización del ser humano, consistente en la sincronización de todas las conciencias humanas.
Lanza Sagrada del Vaticano. La lanza era desconocida hasta que San Antonino de Piacenza (570 d.C.), describiendo los lugares santos de Jerusalén, nos dice que él había visto en la Basílica del monte de Sion «la corona de espinas con la cual coronaron a nuestro Señor y la lanza con la cual le perforaron en el costado».
LA SANTA LANZA
En el Evangelio de San Juan (XIX, 34) leemos que, después de la muerte de Nuestro Salvador, "uno de los soldados le abrió el costado con una lanza [lancea], y luego salió sangre y agua". Nada se sabe de esta arma santificada hasta la descripción que hizo San Antonino de Piancenza (570 d.C.) de los santos lugares de Jerusalén, donde nos dice que en la Basílica del Monte Sión vio "la corona de espinas con la que Nuestro Señor fue coronado y la Lanza con la que fue herido en el costado". Tal y como señala M. De Mély (Exuviae, III, 32), la mención de la Lanza en la iglesia del Santo Sepulcro en el llamado "Breviarius", no es fiable. Por otra parte, en una miniatura del famoso manuscrito sirio de la Biblioteca Laurenciana de Florencia, iluminado por tal Rabulas en el año 586, se le da una importancia significativa a la herida en el costado de Cristo. Además, el nombre Longinus -si, de hecho, no se trata de una adición posterior- está escrito en caracteres griegos (LOGINOS) sobre la cabeza del soldado que está clavando su Lanza en el costado de Nuestro Salvador. 

Esto parece demostrar que la leyenda que asigna este nombre al soldado (quién, según la misma tradición, fue curado de oftalmía y convertido por una gota de la preciosa sangre que salía a borbotones de la herida) pertenece al siglo VI. Además, resulta tentador, aunque temerario, conjeturar que el nombre Logginos o Logchinos está, en cierto modo, conectado con la Lanza (logche). Sea como fuere, a finales del siglo VI fue venerada en Jerusalén una Lanza que supuestamente perforó el cuerpo de Nuestro Salvador y la presencia de esta importante reliquia es testimoniada un siglo antes por Casiodoro (en el salmo LXXXVI, P.L., LXX, 621) y posteriormente por Gregorio de Tours (P.L., LXXI, 712). En el año 615, Jerusalén fue tomada por un teniente del rey persa Chosroes. 

Las sagradas reliquias de la Pasión cayeron en manos de los paganos y, según el "Chronicon Paschale", la punta de la Lanza, que estaba partida, fue donada el mismo año a Nicetas, quien la llevó a Constantinopla y la depositó en la iglesia de Santa Sofía. Esta punta de la Lanza, colocada en una "yeona" o icono, fue regalada siglos después (en 1244) por Baldwin a San Luis, quien la engarzó con la Corona de Espinas (q.v.) en la Sainte Chapelle. Durante la Revolución Francesa estas reliquias fueron trasladadas a la Biblioteca Nacional de París y, aunque la corona se ha preservado hasta nuestros días, la otra reliquia ha desaparecido.

En cuanto a la segunda y parte más grande de la Lanza, Arculpus, alrededor del año 670, la vio en Jerusalén, donde debió haber sido restituida por Heraclius, pero entonces era venerada en la iglesia del Santo Sepulcro. Después
de esta fecha, no oiremos hablar de ella a ningún peregrino de Tierra Santa. Por ejemplo, San Willibald, quien llegó a Jerusalén en 715, no la menciona. En consecuencia, hay razones para creer que la reliquia mayor así como la punta habían sido llevadas a Constantinopla antes del siglo X, posiblemente al mismo tiempo que la Corona de Espinas. De todos modos, su presencia en Constantinopla parece ser atestiguada claramente por varios peregrinos, especialmente rusos, y aunque en lo sucesivo fue depositada en varias iglesias, es posible seguir su rastro y distinguirla de la reliquia de la punta. 

Sir John Mandeville, cuya credibilidad como testigo ha sido en parte rehabilitada en los últimos años, declaró en 1357, que había visto la hoja de la Santa Lanza en París y en Constantinopla y que la última era una reliquia mucho más grande que la primera. Fuese la que fuese, la reliquia de Constantinopla cayó en manos de los turcos y en 1492, bajo circunstancias minuciosamente descritas en "Historia de los Papas", de Pastor, el Sultán Bajazet la envió a Inocencio VIII para ganarse sus favores en el asunto de su hermano Zizim, prisionero del papa. Desde entonces, esta reliquia nunca abandonó Roma, donde se conserva bajo la cúpula de San Pedro. 

Benedicto XIV (De Beat. et Canon, IV, ii, 31) afirma que obtuvo en París un dibujo exacto de la punta de la Lanza y al compararla con la reliquia mayor de San Pedro, concluyó que las dos habían formado parte de una misma hoja. M. de Mély publicó por primera vez en 1904 un dibujo exacto de la reliquia romana de la cabeza de la Lanza y el hecho de que no aparezca la punta es tan singular como en los otros dibujos, a menudo fantasiosos, de la Lanza del Vaticano. Con el envío de la Lanza a Inocencio VIII, planearon sobre Roma grandes dudas sobre su autenticidad, como señala Burchard en su "Diario" (I, 473-86, ed. Thusasne), a causa de las conocidas Lanzas rivales preservadas en Nuremberg, París, etc., así como por el supuesto descubrimiento de la Santa Lanza en Antioquía gracias a la revelación de San Andrés en 1098, durante la Primera Cruzada. 

El Bolandista Raynaldi y muchas otras autoridades creyeron que la Lanza encontrada en 1098 cayó en manos de los turcos y posteriormente enviada por Bajazet al Papa Inocencio, pero de las investigaciones de M. de Mély parece probarse que se trata de la misma reliquia preservada hoy celosamente en Etschmiadzin, en Armenia. En sentido estricto, nunca se trató de una lanza, sino más bien de la cabeza de una lanza y es factible (a causa de su descubrimiento bajo circunstancias muy cuestionables por el cruzado Peter Bartholomew) que haya sido venerada como el arma con la cual ciertos judíos de Beirut clavaron una figura de Cristo crucificado; un ultraje al que se cree que siguió un milagroso brotar de sangre.

Otra Lanza que pretende ser la que produjo la herida en el costado de Cristo se guarda entre las insignias imperiales en Viena y es conocida como la Lanza de San Mauricio. Esta arma fue utilizada desde 1273 en la ceremonia de coronación del Emperador de Occidente y desde hace tiempo forma parte del emblema de la investidura. En 1424 fue a parar a Nuremberg y probablemente se trate de la Lanza conocida como la del Emperador Constantino, quien engarzó un clavo o una porción de un clavo de la Crucifixión. La historia narrada por Guillermo de Malmesbury sobre la donación de la Santa Lanza al Rey Athelstan de Inglaterra por Hugo Capeto parece ser debida a una idea equivocada. 

Otra última lanza supuestamente perteneciente a la Pasión de Cristo se conserva en Cracovia, pero, aunque se alega que ha permanecido allí durante ocho siglos, es del todo imposible reconstruir su historia.
El único trabajo de una autoridad reconocida que verse sobre todas las evidencias disponibles es el de M.F. DE MÉLY publicado en París en 1904 como el tercer volumen del Exuviae Sacrae Constantinopolitanae del COMTE DE RIANT. Contiene dibujos auténticos nunca antes publicados y una valiosa selección de fragmentos justificativos. Además de estos importantes trabajos, el lector puede dirigirse a ROHAULT DE FLEURY, Memoire sur les Instruments de la Passion (Paris, 1870), 272- 75; BEURLIER, s.v. Lance in Dict. de la Bible; SCHROD in Kirchenlex., VII, 1419- 22; MARTIN, Reliques de la Passion.
HERBERT THURSTON
Transcrito por Michael T. Barrett
Dedicado a Angelia Harris
Traducido por Francisco M. Moreno del Valle

The Catholic Encyclopedia, Volume I
Copyright © 1907 by Robert Appleton Company
Online Edition Copyright © 1999 by Kevin Knight
Enciclopedia Católica Copyright © ACI-PRENSA
Nihil Obstat, March 1, 1907. Remy Lafort, S.T.D., Censor Imprimatur +John Cardinal Farley, Archbishop of New York

Miniatura de la Crucifixión, Evangelios de Rábula.

DE SAN LONGINOS, EL SOLDADO QUE ATRAVESÓ A JESÚS CON SU LANZA.
De todos es sabido que el Evangelio contiene una mención a un soldado que en los estertores de la vida de Jesús, procedió a hincarle una lanza en el costado.
“Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado -porque aquel sábado era muy solemne- rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua” (Jn. 19, 31-34).
Crucifixión , enorme lienzo por GB Tiepolo 1725 ca.
La mención es menos unánime de lo que acostumbra a creerse, pues el único evangelista que la recoge es el que escribe en último lugar, a saber, Juan, sin cuyo evangelio nos habríamos quedado sin saber que Jesús fue lanceado en sus últimos momentos de vida, o mejor dicho, cuando ya ni siquiera vivía.
Pues bien, ese soldado que lanceó a Jesús cuando ya exhalaba el espíritu y que podría asimilarse al centurión que en los evangelios sinópticos expresa eso de “verdaderamente este hombre era hijo de Dios” (Mc. 15, 39, similar a Mt. 27, 54 y a Lc. 23, 47), viene a tener nombre en la tradición cristiana, nombre que no es otro que el de Longinos, que al fin y al cabo, no significa otra cosa que “lanza”, lonjé en griego. Una tradición tan sólida que hasta es considerado santo por la Iglesia Católica y venerado, precisamente, tal día como hoy, 16 de octubre.
Longino (mosaico - Chios - Grecia)
Una versión siríaca del Evangelio según San Juan del año 586 que se conserva en la Biblioteca Laurenciana de Florencia, iluminada por un tal Rabulas, recoge una ilustración con el episodio, en el que al soldado de la lanza aparece denominado ya Longinos (ver ilustración arriba).
Aparece también en algunas versiones del libro conocido como “Evangelio de Nicodemo”, un curioso apócrifo formado por la unión de dos textos, el “Descenso a los infiernos” y las “Actas de Pilatos”, cuyo ejemplar más antiguo conocido es el llamado Einsidlensis, de alrededores del s. X, aunque su texto podría ser muy anterior, incluso del s. IV. Es la siguiente:
“Y un soldado, llamado Longinos, tomando una lanza, le perforó el costado, del cual salió sangre y agua” (op. cit. 10, 5).
Longino con las tres Marías, a los pies de Cristo en la Cruz
En otro apócrifo que nos presenta una supuesta correspondencia entre Pilatos y Herodes Antipas, los dos protagonistas del juicio de Jesús según San Lucas, encontramos esta alusión que no sólo incluye el nombre de nuestro soldado, sino también su pertenencia a la primera comunidad cristiana:
“Y has de saber que Procla, mi mujer, dando crédito a las apariciones que tuvo de él cuando yo estaba a punto de mandarle crucificar por tu instigación, me dejó sólo y se fue con diez soldados y Longinos, el fiel centurión, para contemplar su semblante, como si se tratara de un gran espectáculo. Y le han visto sentado en un campo de cultivo, rodeado de una gran turba y enseñando las magnificencias del Padre; de manera que todos estaban fuera de sí y llenos de admiración, [pensando] si había resucitado de entre los muertos aquél que había padecido el tormento de la crucifixión Y mientras todos estaban observándole con gran atención, divisó a éstos y se dirigió a ellos en estos términos: ‘¿Todavía no me creéis, Procla y Longinos? ¿No eres tú por ventura el que hiciste guardia durante mi pasión y vigilaste mi sepulcro? Y tú mujer, ¿no eres la que enviaste a tu esposo una misiva acerca de mi? […]
Al oírle decir tales cosas, tanto mi mujer, Procla, como el centurión que tuvo a su cargo la ejecución de Jesús, como los soldados que habían ido en su compañía, se pusieron a llorar llenos de aflicción”
Por último, el gran tratado hagiográfico medieval conocido como “Leyenda Dorada” que debemos al dominico Jacobo de la Vorágine nos dice de él lo siguiente:
“Longinos fue un centurión que con otros soldados por orden de Pilatos, hizo guardia ante la cruz del Señor, y quien personalmente atravesó con su lanza el costado de Cristo; pero luego, al presenciar el obscurecimiento del sol, el terremoto y otros fenómenos extraños se convirtió. Dicen algunos que ya fuese por vejez o por enfermedad, tenía la vista muy debilitada y que al traspasar con su arma el pecho de Jesús, algunas gotas de la sangre que brotó del corazón divino saltaron hasta sus ojos, y que al sentir la salpicadura, comenzó a ver con perfecta claridad. Según estos autores a este milagro experimentado en sí mismo se debió principalmente su conversión, a raíz de la cual renunció a la milicia, recibió de los apóstoles la instrucción necesaria, se retiró a Cesarea de Capadocia, y allí permaneció veintiocho años haciendo vida monástica y convirtiendo a muchos a la fe de Cristo con su predicación y buenos ejemplos.
De este santo se cuenta lo siguiente: el gobernador de la citada provincia lo detuvo y trató de obligarle a que ofreciese sacrificios en honor de los ídolos. Como no lo consiguiera mandó que le arrancasen todos los dientes y que le cortaran la lengua. A pesar de que estas órdenes fueron ejecutadas, Longinos no perdió la facultad de hablar y siuguió combatiendo la idolatría. En cierta ocasión tomó un hacha y con ella destrozó las imágenes de las falsas dsivinidades. “Ahora veremos -decía mientras quebraba aquellas efigies- si estas imágenes representan a dioses verdaderos”. Los demonios que se albergaban en ellas al quedarse sin morada, se alojaron en el cuerpo del gobernador y en el de sus secuaces , quienes con el juicio trastornado y ladrando acudieron a Longinos y se prosternaron ante él. Longinos entonces preguntó a los demonios: “Por qué moráis dentro de los ídolos?”. Los demonios respondieron “Porque queremos refugiarnos en sitios donde nunca se pronuncie le nombre de Cristo ni se haga la señal de los cristianos”. Longinos dirigiéndose al gobernador que desde que el diablo entró en su cuerpo habíase vuelto loco y quedado ciego, le dijo: “Tú sanarás, pero después de que me hayas dado muerte; porque me matarás, mas en cuanto me hayas matado, rogaré por ti y obtendré del Señor tu salud corporal y la de tu alma.
Al oír esto, el gobernador dio orden de que inmediatamente degollaran a Longinos, y en cuanto este mandato fue ejecutado, postróse ante el cuerpo del mártir, lloró copiosamente, hizo penitencia, recobró la vista, sanó enteramente, se convirtió y se dedicó a hacer buenas obras hasta el final de su vida”.
San longinos
LONGINOS ES CANONIZADO EL 2 DE DICIEMBRE DE 1340 BAJO EL PAPADO DE INOCENCIO VI.
Su cuerpo pasa por haber sido hallado en Mantua en el año 1303, consagrándosele una capilla en el monasterio benedictino de Santa Andrea. Sus reliquias, muy repartidas, se veneran en varios lugares, entre los cuales la iglesia de Sant’Agostino en Roma, y la Basílica de San Pedro, que guarda su brazo. Durante la Edad Media la lanza de Longinos será objeto de profundo interés relacionado con la leyenda del Santo Grial, y se veneran supuestos fragmentos de la misma tanto en Viena como en la Sainte Chapelle de París. En la Basílica de San Pedro en Roma, Bernini le dedica una preciosa estatua.
Estatua de Longino en la Basílica de San Pedro con la Santa LanzaSan longinos - escultura de mármol realizada por Bernini entre los años 1629 y 1638, y que se puede ver en el interior de la Basílica de San Pedro del Vaticano.
SAN LONGINOS, LA LANZA QUE HIRIÓ A CRISTO Y AL PODER DE HITLER.
Según la tradición, este centurión fue quien atravesó el cuerpo de Jesús, y a su lanza se atribuía un poder milagroso. El centurión Cayo Casio Longinos estaba al mando de los soldados romanos en la Crucifixión de Jesucristo en el Gólgota, y fue quien atravesó el costado de Cristo con una lanza.
El centurión Cayo Casio Longinus, que estaba al mando de los soldados romanos en el momento de la Crucifixión de Jesucristo en el Gólgota, fue, según algunas tradiciones cristianas, quien traspasó el costado del cuerpo de Jesús con su lanza; conocida como La Santa Lanza (Jn. 19,34 versión Reina Valera 1960).
El centurión sufría de una infección a los ojos que le impedía de ver bien dejándolo casi ciego. Al atravesar a Jesús con su lanza, un torrente de sangre y agua bañó su cara y sanó la infección en sus ojos. Luego, se convirtió y fue martirizado. También se lo suele identificar con el centurión que, ante la muerte de Jesús, exclamara: “En verdad, este era el Hijo de Dios”
San longinos - escultura de mármol realizada por Bernini entre los años 1629 y 1638, y que se puede ver en el interior de la Basílica de San Pedro del Vaticano.
PERO ¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA LANZA?
Hay varios lugares donde se cree que está la lanza de Longinos. A finales del siglo VI fue venerada en Jerusalén una Lanza que supuestamente perforó el cuerpo de Nuestro Salvador, y la presencia de esta importante reliquia está atestiguada ya desde un siglo antes por Casiodoro y posteriormente por Gregorio de Tours.
En el año 615, Jerusalén fue tomada por un teniente del rey persa Chosroes. Las sagradas reliquias de la Pasión cayeron en manos de los paganos, y la punta de la Lanza, que estaba partida, fue donada el mismo año a Nicetas, quien la llevó a Constantinopla y la depositó en la iglesia de Santa Sofía.
La reliquia de Constantinopla cayó en manos de los turcos y en 1492, bajo circunstancias minuciosamente descritas en “Historia de los Papas”, de Pastor, el Sultán Bajazet la envió a Inocencio VIII para ganarse sus favores en el asunto de su hermano Zizim, prisionero del papa.
San longinos
Desde entonces, esta reliquia nunca abandonó Roma, donde se conserva bajo la cúpula de San Pedro. Benedicto XIV declaró que París tenía la parte inferior de la reliquia de la lanza (ya que estaba dividida en dos) y que estaba en posesión del rey francés Luis IX, que la mantuvo en la Sainte-Chapelle y qye fue destruida durante la Revolución Francesa.
Luego está el supuesto descubrimiento de la Santa Lanza en Antioquía gracias a la revelación de San Andrés en 1098, durante la Primera Cruzada. Según hagiógrafos jesuitas y muchas otras autoridades, se creyó, como dijimos antes, que la Lanza encontrada en Constantinopla cayó en manos de los turcos, y fue posteriormente enviada por Bajazet al Papa Inocencio: pero según algunas investigaciones, parece probarse que se trata de la misma reliquia preservada hoy celosamente en Etschmiadzin, en Armenia.
Otra Lanza que pretende ser la que produjo la herida en el costado de Cristo se guarda entre las insignias imperiales en Viena, y es conocida como la Lanza de San Mauricio. Esta arma fue utilizada desde 1273 en la ceremonia de coronación del Emperador de Occidente, y desde hace tiempo forma parte del emblema de la investidura. En 1424 fue a parar a Núremberg y probablemente se trate de la Lanza conocida como la del Emperador Constantino, quien engarzó un clavo o una porción de un clavo de la Crucifixión.
Otra última lanza supuestamente perteneciente a la Pasión de Cristo se conserva en Cracovia, pero, aunque se alega que ha permanecido allí durante ocho siglos, es del todo imposible reconstruir su historia.
San longinos
LA LEYENDA DE LA LANZA DEL DESTINO Y HITLER
La Ahnenerbe (Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana) tenía entre sus objetivos la Lanza del Destino, con la que el centurión romano Cayo Casio Longinos hirió en el costado a Cristo.
Los nazis creían que la lanza que se encontraba en el Museo Hofburg en Viena era la auténtica.
Hitler anhelaba la posesión de la Lanza del Destino, a la que se le atribuían grandes poderes. Se cree que el líder que la posee se beneficia de los poderes que emana, sosteniendo el destino del mundo en sus manos para bien o para mal. Se suponía que otorgaba la victoria por siempre a su poseedor, y la derrota y muerte a quien la perdiera.
San longinos
Uno de los primeros actos oficiales de Hitler fue el ir hasta Viena en procesión, llegó al museo, y tomó posesión física de la Lanza del Destino. Hitler creyó que él poseía el poder para sobreponerse a todas las posibilidades y conquistar el mundo, ya que, como cuenta el evangelio de San Juan, el soldado romano que hirió el cuerpo de Cristo cumplió, sin saberlo, las profecías del Antiguo Testamento (los huesos de Cristo no serían rotos). Si no hubiese hecho lo que hizo, el destino de la humanidad habría sido diferente. Según San Mateo y San Marcos, la verdadera naturaleza de Cristo fue revelada en ese momento al soldado Cayo Casio Longinos.
Maarten van Heemskerck, Gólgota, h. 1540, Ermitage, San Petersburgo. María se desvanece en brazos de las mujeres pías. Longino da un lanzazo en el costado de Jesús. En el instante de la muerte de Jesús el cielo se oscurece.
El 30 de abril de 1945 la compañía estadounidense al mando del teniente William Horn, fue enviada en busca del tesoro de los Habsburgo. Por casualidad, un proyectil había facilitado su tarea, dejando a la vista la entrada de la bóveda, y encontró sobre un lecho de descolorido terciopelo rojo la fabulosa lanza de Longinos. El teniente Horn extendió la mano y tomó posesión de la lanza en nombre del gobierno de los Estados Unidos. Y a unos cientos de kilómetros de distancia, en un bunker de Berlín, Adolf Hitler esa misma tarde se quitaba la vida.
El 7 de enero de 1946 el general Patton la devolvió a Austria, donde se encuentra actualmente expuesta en el Schatzkammer (Tesoro Imperial), una de las colecciones del Palacio Imperial de Hofburg
San Longinos
Notas
  1. Volver arriba Mc. 15:36
  2. Volver arriba Baring-Gould, The Lives of the Saints, vol. III (Edinburgh) 1914,sub "March 15: S[aint] Longinus M[artyr]"; Baring-Gould adds, "The Greek Acts pretend to be by S. Hesychius (March 28th), but are an impudent forgery of late date."
  3. Volver arriba See at Kontos; "The name cannot be ascribed to any tradition; its obvious derivation from longchē (λόγχη), spear or lance, shows that it was, like that of St. Veronica, fashioned to suit the event," noted Elizabeth Jameson, The History of Our Lord as Exemplified in Works of Art 1872:160.
  4. Volver arriba La iglesia fue reconstruida como basilica por León Battista Alberti en 1472.
  5. Volver arriba R. Capuzzo, "Note sulla tradizione e sul culto del sangue di Cristo nella Mantova medievale", Storia e arte religiosa a Mantova(Mantua) 1991, anotada por Trevor Dean, The Towns of Italy in the Later Middle Ages, "Civic Religion: selected sources" (2000:80).
  6. Volver arriba Hierosolymae, commemoratio sancti Longini, qui miles colitur latus Domini cruci affixi lancea aperiens" - Martyrologium Romanum (Libreria Editrice Vaticana 2001 ISBN 88-209-7210-7), Die 16 octobris
  7. Volver arriba Calendar of Saints (Armenian Apostolic Church)
  8. Volver arriba Leonard Maltin, 2004 Movie & Video Guide, (New York: New American Library, 2003), 558.
Adoración de los pastores con San Longino llevando la Santa Lanza y la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo. Giulio Romano. S. XVI
Fuente:
http://forosdelavirgen.org/80190/que-fue-de-longinos-el-centurion-romano-que-atraveso-el-corazon-de-jesus-en-la-cruz-14-07-16/
https://es.wikipedia.org/wiki/Longino_(santo)
http://web.archive.org/web/20080524085526/http://www.enciclopediacatolica.com/s/santalanza.htm
http://www.corazones.org/santos/longino.htm
http://www.religionenlibertad.com/de-san-longinos-el-soldado-que-atraveso-a-jesus-con-su-31694.htm
https://moimunanblog.com/2014/03/15/san-longinos-soldado-y-martir/
http://es.aleteia.org/2016/09/08/san-longinos-la-lanza-que-hirio-a-cristo-y-al-poder-de-hitler/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario